buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 2:09 min. rellotge



Micosis vaginal: ¿De qué trata?

¿Has escuchado alguna vez sobre qué es la micosis vaginal? ¿Qué causas produce? ¿Qué tipo de mujeres pueden padecerla? ¿Qué tratamientos pueden aplicarse? Si dices no a todas las interrogantes, descuida acá te las responderemos todas.

En un promedio del 75% de las mujeres han tenido una micosis vaginal al menos una vez en su vida, también denominada infección vaginal o candidiasis vulvovaginal. Este tipo de infección no suele presentarse luego de la menopausia pero pueden presentarse casos de vaginitis o inflamación vaginal, sin embargo, es frecuente en mujeres que tienen bajas terapias hormonales.

Existe un microorganismo llamado Candiba Albicans, este organismo por lo general tiene una constante presencia en la la boca, el tracto digestivo y la vagina. A su vez convive con otras bacterias cuya función cumplen en conjunto un balance saludable entre los microorganismos vaginales -en este caso-. La infección se produce únicamente cuando hay un descontrol del crecimiento de la Candiba.

Esta condición no se considera una enfermedad producida por una transmisión sexual, pues también se da en mujeres célibes. No obstantes, esto se incrementa aún más en aquellas que tienen una vida sexual regular, lamentablemente todavía no se han determinado las causas de porqué sucede en unos casos más que en otros específicamente.

Causas
La más común es el uso desmedidos de antibióticos que benefician al momento de tratar las infecciones urinarias y de otros tipos.

Grupos de riesgo
El desarrollo desordenado de este microorganismo ocurre mayormente en mujeres con estado de embarazo, también en aquellas que toman anticonceptivos orales que contienen altos niveles de estrógenos o a quienes padecen de diabetes sin un control previo.

Igualmente, el riesgo puede acrecentarse con ciertos dispositivos anticonceptivos como por ejemplo, el diafragma, la esponja, DIUS, sprays femeninos perfumados o duchas vaginales, o por usar vestimentas y ropa íntima muy ajustada.

Síntomas
- Picazón y dolor en los labios y otros tejidos que rodean la vagina.

- Quemazón mientras se micciona.

- Dolor durante el coito.

- Secreción vaginal blanquecina y viscosa.

Tratamiento
Ante todo, debes examinarte con el médico especialista antes de que te apliques cualquier tratamiento que algún vecino pueda recomendarte. Hay dos opciones para ello, está la vía oral y el medio vaginal, el tratamiento más frecuente es de uso vaginal y por lo general el médico te indicará una crema que deberás aplicar entre tres y siete días.

De igual manera te puede recetar un medicamento de tipo oral, el fluconazol- no obstante, la mujer embarazada debe evitar el suministro.

Para aquellas que tienen una infección vaginal más severa o descontrol de la diabetes les resultará más difícil eliminar este tipo de infección, tomará mucho tiempo para ello.

Dificultades
Tomar un medicamento inadecuado o contraer doble infección darán como consecuencia que la micosis se vuelva crónica. Una reacción secundaria sería que cuando la zona de la vulva ha sido sometida a constante fricción debido al picor, ya sea prolongado o constante se producen irritaciones o grietas que facilitan la entrada a más infecciones.









...por Mayerling Rodríguez


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::


Todo el contenido publicado en MundoMujer deberá ser interpretado con fines educativos y no pretende sustituir o reemplazar una evaluación, diagnóstico, tratamiento, consulta o consejos establecidos por su médico o profesional de la salud, ni la visita periódica al mismo.